DÍA 14: Descubriendo New York

September 29, 2017

En nuestro penúltimo día de visita la  ciudad de Nueva York  seguía guardando para  nosotr@s sorpresas increíbles.

 

A las 7,30 comenzaba el desayuno y a las 8,30 el autocar nos  llevaba al primer destino: muelle de partida del ferry a la isla de Ellis (que vimos desde el barco ) y al tan ansiado  destino final: ¡La Estatua de la Libertad! donde los alumnos tomaron fotos preciosas de la isla y de Manhattan.

 

De vuelta, llegamos a Battery Park  y desde  allí  iniciamos el recorrido a pie hacia nuestro siguiente destino: el distrito financiero localizado en Wall Street  donde se les habló del edificio de la bolsa y se les explicó  lo que simbolizaban el toro -situado frente a dicho edificio - y la figura de la "Fearless girl", así como la tradición de tocar las partes blandas del animal en busca de suerte y dinero....  A continuación l@s alumn@s tuvieron tiempo libre para comer.

 

El recorrido continuó  por Broadway  y nos llevó a nuestro siguiente destino: el complejo del World Trade Centre  que alberga el 9-11th  Memorial y otros 6 edificios de los cuales uno está en construcción y otro aún por construir.

En este lugar los sentimientos y las emociones más agridulces afloraron en nuestros corazones; la  belleza de las construcciones y del entorno se mezclaban  con una atmósfera de dolor, compasión y tristeza que nos conmovieron profundamente a todos y que se acrecentaron con las palabras de Albert, nuestro guía, cuando nos contó cómo vivió aquella dura experiencia.

 

Recobrando el ánimo, nos dirigimos a China Town donde recorrimos su arteria  principal Canal Street  y donde l@s chic@s realizaron muchas compras a buen precio. Desde aquí hicimos un recorrido en autocar por el interior de Manhattan hasta volver, un día más, a Times Square donde cenamos en el restaurante "Hard Rock Cafe" y donde l@s alumn@s, ávidos de compras, tuvieron más tiempo para dedicarse de nuevo  a ello.

 

Y el día llegó a su fin, pero aún nos esperaba la sopresa final- de la que los chicos no  sabían absolutamente nada- el autobús no nos llevó al hotel... ¡aparecimos de pronto frente a Nueva York! Manhattan se desplegaba ante nosotros imponente, mágica, sobrecogedora y nos dejaba sin respiración. Ante nosotros, la ciudad brillaba majestuosa y sus luces se grababan en nuestras retinas, nos transportaban a otra dimensión... Jamás una imagen tan bonita podría haber  puesto un broche final mejor a este viaje que va  llegando a su fin.

 

Mañana tocará decir adiós; cerrar los ojos para intentar retener los recuerdos y volver a España, pero eso será mañana y aún nos quedarán las últimas experiencias por vivir.